A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

Envejecer sin aprender 

“Las ancianas asimismo sean reverentes en su porte; no calumniadoras, no esclavas del vino, maestras del bien” Tito  2:3

Tito 2:3-4; Hebreos 5:11-14

No creo que sea malo envejecer, lo malo en todo caso es envejecer sin aprender, eso sí lo considero una verdadera tragedia. Permítame poner un ejemplo ¿Cómo puede una florecilla del desierto dar gloria a su Creador? Dando su perfume abriendo sus pétalos, sólo para ser admirada por su Creador. Cada hombre y mujer puede honrar a su Señor, cumpliendo el soberano propósito para el cual fue creado. Las ancianas a que se refiere nuestro pasaje no necesariamente son mujeres que ya han llegado a la vejez. Más bien se refiere a mujeres fieles a Dios, lectoras y hacedores de la Palabra, mujeres llenas del Espíritu Santo, dirigidas por Dios en su servicio. Cada mujer cristiana que tiene años de conocer al Señor debiera aspirar a ser ese tipo de mujer a la que se refiere este pasaje. No es una meta elevadísima a la que sólo gente muy especial puede aspirar, el llamado es para todas las creyentes. Este pasaje señala como algo fundamental dedicarse a enseñar a otras mujeres, para hacerlo se requiere dejar de lado lo que yo deseo hacer por servir a otra persona. El dejar de lado mi egoísmo y ocuparme de otros, sólo puede dar como resultado salud espiritual y física. Amigo lector, se espera de nosotros que el crecimiento físico en los y las cristianas vaya acompañado de madurez espiritual. Una de las razones para que esta madurez no se produzca es habernos hecho “tardos para oír” (Hebreos 5:11), es decir, no es que falle el oído, sino que voluntariamente no escuchamos lo que Dios quiere enseñarnos. Una larga niñez espiritual no es lo que Dios espera de sus hijos. La meta real es que con los años todo cristiano se convierta en un maestro de la Biblia (Hebreos 5:12) ¿cómo le va en el cumplimiento de esta meta? –GCZ 

“Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día” 2ª Corintios 4:16 

Comments are closed.