A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

“Os volveré a ver”

“También vosotros ahora tenéis tristeza; pero os volveré a ver, y se gozará vuestro corazón, y nadie os quitará vuestro gozo” Juan 16:22

Lucas 24:50-53; Hechos 1:6-9

Los acontecimientos posteriores al arresto de Jesús, su crucifixión y resurrección, no sólo habían sacudido a todo Israel, sino que ahora los apóstoles, algunas mujeres, Pedro, Jacobo y más de quinientos testigos habían visto a Jesús “vivo”. Además habían recibido de parte de Él, la confirmación de lo que las Sagradas Escrituras decían de sí mismo desde Moisés hasta los profetas. La Historia señala once apariciones de Jesús en cuarenta días, desde la Pascua hasta su Ascensión al Padre. Tal vez los discípulos hubieran deseado que continuara con ellos. Sin embargo, Jesús les dice que eso no es posible, ya que Dios continuaría Su obra a través de ellos, y para tal efecto, les daría el poder del Espíritu Santo (Hechos 1:8). Había llegado entonces, el momento de la separación: a) Para los hombres significaba el inicio de la Gran Comisión (Mateo 28:16-20)b) Para Jesucristo, significaba que había llegado a su fin su presencia natural en la Tierra, para pasar a una presencia espiritual,como lo explica Pablo en 1ª Corintios 15:44. En los cap. 14,15 y 16 del Evangelio según San Juan, el mismo Señor Jesús describe con detalle la importancia de su partida, la venida del Espíritu Santo, y la nueva relación que el creyente tendría con Dios. La ascensión visible de Cristo es la primicia de su Segunda Venida (Hechos 1:11). El Cristo ascendido es ahora Rey (Efesios 1:20, 21). Dios Padre ha puesto todas las cosas bajo su autoridad(Filipenses 2:9-11). Es ahora, también un Sumo Sacerdote que intercede ante el Padre por todos aquellos que han confiado en Él, ya que entiende por experiencia propia lo que es la tentación, el sufrimiento y la muerte (Hebreos 4:14-16). ¡Gracias Señor Jesús por tu vida, por tu obra, por tu muerte a favor mío, por tu resurrección, por estar a la diestra del Padre, por interceder por tus hijos, por amarnos, por acompañarnos y darnos tu victoria! ¡Te alabamos y te adoramos! ¡Proclamamos tu venida! ¡Ven, Señor Jesús! CDTS

“Y el Espíritu y la Esposa (la iglesia) dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente” Apocalipsis 22:17

Comments are closed.