A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

Una habitación celestial

“No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros” Juan 14:18

Lectura: Juan14:1-6

La muerte de un ser querido es un jirón en el alma, es un profundo pesar, un desgarre interior, un intenso dolor, aun cuando sabemos que nuestro ser querido aceptó a Jesucristo estando en vida y por ende está gozando de la presencia del Señor en el cielo, definitivamente la separación es difícil. Así se sentían los discípulos ya que Jesús les acababa de anunciar su muerte inminente y ante la tristeza de sus seguidores, el Señor con tierno amor les dice: “No se turbe vuestro corazón”, en otras palabras, “no estén tristes, si me voy a la casa de mi Padre es para prepararles un lugar en el cielo, luego vendré por vosotros para llevarlos conmigo. El hecho de saber que el Señor Jesús después de ascender al cielo nos ha ido a preparar un lugar, nos da mucha paz. El cielo, amigo lector, es un lugar donde no hay llanto y dolor, no hay enfermedad, por el contrario: hay una calle de oro y hay plenitud de gozo y delicias a la diestra de Dios para siempre. Qué maravilloso es saber que Jesús mismo nos ha ido a preparar este lugar y que aquellos familiares que murieron en Cristo y que ya partieron con Él están ya gozando de la plenitud del Señor Jesús y de la morada celestial. Estimado amigo o amiga, nada de lo que ofrece el mundo y Satanás, es de compararse con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse, entréguele su vida a Cristo hoy, Jesús ha prometido regresar y  viene para llevarnos con Él, ¿se va o se queda? Usted decide. Es nuestro deseo y oración que usted tome la decisión de aceptar a Jesucristo como su Salvador personal. Le invitamos a ir a las páginas centrales de esta revista y si es necesario: lea varias veces este sencillo plan de salvación, acepte por fe a Jesucristo y tendrá su habitación celestial junto a Él.  -JLEV

“El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo en breve.  Amén; sí, ven, Señor Jesús” Apocalipsis 22:20

Comments are closed.