A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

Deléitate en Dios

“Deléitate asimismo en Jehová, y él te concederá las peticiones de tu corazón” Salmos 37:4

Salmo 37; Filipenses 4

Una de las cosas maravillosas que sucedieron en nosotros cuando recibimos a Cristo, fue el gozo que vino a nuestro corazón por tenerle, y deleitarnos en las cosas de Dios. En lo particular, no había reunión o evento de la iglesia donde yo no estuviera, y no propiamente por lo social que es bueno y agradable, pues finalmente somos seres sociales; sino porque, en cada una de esas reuniones el centro de todo era Dios y su Palabra.

¿Has analizado qué cosas son las que más gozo y regocijo traen a tu vida? Dice el salmista: “Por heredad he tomado tus testimonios para siempre, porque son el gozo de mi corazón” (Salmos 119:111). ¿Cómo dejar la fuente de nuestro gozo? No es posible.

Recuerdo alguna vez que por alguna razón necia seguramente, quise apartarme de Dios, y tratando de justificar mi retiro, busqué en la Biblia algo que sustentara mi actitud, pero en la lucha fui derrotado por el Espíritu Santo, quien me hizo volver arrepentido nuevamente a los pies de Jesús, habiendo pasado por una experiencia amarga y angustiante (Salmos 32:3-5).

“Deléitate asimismo en Jehová…” Un cristiano que no se deleita en Dios, una de dos: anda mal espiritualmente, o no es cristiano. Su “cristianismo”  no es más que religiosidad. El cristianismo es una vida de gozo, por eso el apóstol Pablo dice a los filipenses: “Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos!” (Filipenses 4:4).

Hay muchos pasajes de la Biblia que han sido en específico de gran bendición para mí, pero éste (Salmo 37:4), es uno muy especial. ¿Por qué? Porque en muchos momentos difíciles de mi vida, venía a mi mente como un recordatorio de parte de Dios. –MZA

“Entraré al altar de Dios, al Dios de mi alegría y de mi gozo; y te alabaré con arpa, oh Dios, Dios mío” –Salmos 43:4

Comments are closed.